Una fuente de alimentación es el sistema que transmite electricidad a dispositivos eléctricos y electrónicos. Su principal objetivo es suministrar la energía adecuada a cualquier equipo. Los aparatos electrónicos se conectan a la red eléctrica a una tensión determinada, (en concreto, a 230V de corriente alterna).