Desde la llegada del coronavirus los precios de los fletes se han triplicado, haciendo que cada vez sea más caro transportar mercancía por mar, principalmente desde Asia.